FLOWERS FOR FRANCO ES BALUARD EXHIBITION. 2021

Exposición Flowers For Franco en Es Baluard Museu d’Art Contemporani de Palma de Mallorca.

Diseño de exposición: Lucía Peluffo

Comisariado: Imma Prieto

Entre 2011 y 2014 Amengual visita de manera continuada el mausoleo de Cuelgamuros con el fin de dar cuenta del silencio que, en la vida pública española, envuelve tanto la Guerra Civil como la posterior dictadura. La mirada del artista sobre los acontecimientos es siempre imparcial y desapasionada; la cámara se limita a mostrar lo que sucede a su alrededor. El proyecto, sin embargo, no tiene como objetivo describir o representar el monumento, sino que, a partir de gestos y detalles cotidianos, lo que pretende es evocar su atmósfera funesta, hecha de miedo y muerte. «Flowers for Franco» hace tangible una realidad sepultada en un sentido tanto literal como figurado.

A lo largo de los años, el artista recorre el Valle de los Caídos en busca de una perspectiva diferente sobre los elementos más característicos de su iconografía, como la cruz y las estatuas, y retrata de un modo más bien casual a las personas que le salen al encuentro, como los monjes benedictinos, la familia del dictador, los turistas ocasionales y los nostálgicos del régimen. Pero la cámara de Amengual no solo documenta y retrata, sino que también produce metáforas y símbolos: un tronco cortado, una planta espinosa, una grieta profunda en un muro de piedra.

El título,«Flowers for Franco», es un homenaje a Flowers for Hitler, un poemario del cantautor canadiense Leonard Cohen y se enmarca dentro de una trilogía de fotolibros sobre la historia reciente de España cuya primera parte, PAIN, se publica en el año 2014 y que continúa con Devotos, publicada en 2015. Flowers for Franco se edita en 2019 y su diseño se inspira en los misales romanos, de ahí las cubiertas en cuero rojo y el título grabado en oro. La publicación está realizada deliberadamente en un papel de escaso grosor, con el fin de que, al imprimir las imágenes únicamente en las páginas pares, se vislumbre en las impares el espectro de la imagen siguiente. Como si la única forma de acercarse a ese episodio silenciado fuese mediante imágenes fantasmales situadas a medio camino entre la presencia y la ausencia.

La exposición traduce en el espacio ese juego de ocultaciones y revelaciones que pone en escena el libro y que, a su vez, reproduce el funcionamiento de los discursos sobre la historia. En este caso, la primera impresión de la sala es un inmenso vacío negro, ya que las fotografías están situadas en perpendicular a la pared y de espaldas al espectador, por lo que, en un primer vistazo, se funden con la oscuridad de la sala. De este modo, las imágenes solo comienzan a hacerse visibles cuando, paso a paso, se recorre y habita el espacio. Con este montaje de apariciones y desapariciones «Flowers for Franco» nos invita a pensar acerca de cómo la política de la memoria no se juega únicamente en las dimensiones del relato y el discurso, sino, fundamentalmente, en el ámbito de lo visible.